Entrevista a Mark Curado

– Cuéntanos quién es Mark.
Describirse a uno mismo, a mi modo de ver, es algo realmente complicado, ya que requiere un alto nivel de autoconocimiento y sinceridad, y además, puede que la respuesta varíe con el paso del tiempo. Por eso, si me centro en el hoy y pongo en balance todas mis experiencias y todo lo que aún me queda por aprender, te diría que soy, en todos los sentidos, un maravilloso caos. 


– ¿Cuándo comenzó a gustarte la interpretación?

Me encantaría decir que desde pequeño siempre he querido ser actor, porque eso queda muy bien en las entrevistas, pero esa no sería la verdad. Podría decir que dedicarme a la interpretación no fue algo que yo busqué, sino que fueron un cúmulo de circunstancias las que hicieron que la interpretación me encontrara a mi. Y ahí sí que puedo decirte la verdad: fue un amor a primera vista.


– Entonces, ¿cómo llegaste a ser actor?
Yo estudié Diseño de Moda. Comencé la carrera no porque me gustara, sino porque se me daba bien, pero realmente en aquella época no sabía muy bien qué quería ni cuál era mi pasión. Al entrar a la universidad me ficharon en una agencia de moda de Barcelona, y compaginaba los estudios con, entre otros, el trabajo como modelo. Eso me llevó a rodar mis primeros anuncios de publicidad y a hacer pequeñas partes en ficción, y sobre todo, a empezar a entender el sector. Para mi aquello era más un juego que un trabajo y por eso supongo que nunca me lo llegué a plantear como un oficio. Aún así yo seguía trabajando en producciones, y casi sin darme cuenta, cada vez me lo iba tomando más en serio. Al acabar el máster fue cuando decidí apostar por la interpretación y mudarme a Madrid para formarme.


– ¿Cómo viviste el cambio y cómo lo vivieron tus familiares?

Para mi fue un cambio muy paulatino, y al no tener pasión por lo que estaba estudiando en ese momento, fue muy fácil dar el paso. También tengo la gran suerte de que mis padres me han apoyado en absolutamente cada decisión que he tomado en mi vida, sin juzgar, solo empujándome a hacer lo que realmente me hacía feliz. Y la verdad, sentir ese apoyo te da fuerzas para lo que sea.


– ¿Dónde te formaste?

Mejor te voy a responder con quién me formé, y es que tuve la suerte de poder estar durante dos años con quien para mí es uno de los mejores maestros de hoy: Fernando Piernas. Es verdad que he hecho muchos cursos diferentes, pasando por una diplomatura completa en interpretación hasta seminarios más específicos, pero no fue hasta que di mi primer módulo con Fer que empecé a considerarme actor como tal.


– ¿Crees que es difícil ser reconocido en este mundo?
Lo que creo que es difícil es trabajar en este mundo, y es que hay muy pocas oportunidades y somos muchos intentándolo. Y cuando digo muchos, son muchos más de los que piensas, créeme. Por ende, sí, creo que es muy difícil ser reconocido, y no hablo a nivel mediático, que hoy en día con todo el tema de las redes es algo más fácil, sino de un reconocimiento a tu trabajo.


– ¿Y crees que tu trabajo ha sido reconocido?
Está empezando a ser reconocido, sí. Cuando vienes de un mundo tan superficial como es la moda es muy fácil que te encasillen, o que piensen que el camino es más fácil, pero cuando estás dentro te das cuenta de que hay muchos perfiles como el tuyo y es ahí donde tienes que demostrar qué te hace diferente del resto. Ya sea tu energía, tu talento, o tu esfuerzo.


– ¿Crees entonces que no se necesita talento para ser actor?
Desde mi punto de vista el talento es algo que se puede trabajar. Habrá gente que tenga un talento más innato para la interpretación y le resulte más fácil, pero eso no implica que cualquiera pueda adquirir esa capacidad, simplemente tendrá que echarle más horas, y eso, por suerte, depende únicamente de uno mismo.


– ¿Cómo está siendo para ti la vuelta a la normalidad tras la pandemia?
Realmente no me puedo quejar. Empecé el año rodando mi primer protagónico en «Fractal», una serie que se estrenará en los próximos meses. En noviembre se estrenó en Filmin «Lú Belmonte», una película donde tuve el placer de poder participar, y para colmo ahora estoy rodando «PORAMORALARTE», una serie musical que empecé a producir hace dos años junto a Nina Monet, y que ahora, gracias a la productora CZ, quien cogió nuestra idea y la elevó a un nivel que jamás se nos hubiera ocurrido, estamos llevando a cabo.


– Realmente no has parado este año.
La verdad es que no, y creo que ni yo mismo soy consciente de ello. Ha sido un año de mucho trabajar en la sombra y ahora poco a poco se empezarán a ver los resultados.


– Y entre tanto trabajo, ¿qué sueles hacer para desconectar? ¿Tienes algún hobby?
Dicen que si trabajas en algo que te apasiona no trabajarás ningún día, y en mi caso te aseguro que es cierto. A día de hoy siento que no tengo la necesidad de desconectar, y menos ahora que parece que la rueda está girando a favor, pero sí que es verdad que lo que me hace estar anclado a tierra es el deporte. No concibo un día sin hacer deporte. Es un tiempo que dedico por y para mi.


– ¿Dirías que eres feliz?
Mucho. Y lo sé porque cada noche me voy a dormir con ganas de que empiece el siguiente día.

Equipo:

Fotografía: Alfon Garcia.

Estilista: Lucía Veiga

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.